Revivir semillas prehistóricas de 32.000 años, Silene Stenophylla.

En 2012, Un equipo de científicos rusos logró revivir una planta que pudo formar parte del paisaje de los mamuts y otras especies que vivieron durante la era glacial.

El experimento, pionero en el campo, recuperó las frutas de madrigueras de ardillas que contenían varias semillas fosilizadas durante más de 30.000 años, conservadas bajo depósitos de hielo en Siberia.

Es la planta de mayor antigüedad en ser resucitada y abriría un nuevo camino para las investigaciones de la vida prehistórica.

El proceso para conseguir este logro inició cuando las frutas, bellotas de la planta Silene stenophylla, fueron halladas en la tundra rusa a orillas del río Kolima, congeladas y selladas bajo 38 metros de hielo y piedra.


Los científicos extrajeron células de la placenta de las frutas y las cultivaron para generar nuevas semillas. Varios años después, esas semillas dieron plantas floreadas.


La planta prehistórica es muy similar a sus descendientes modernas pero con hojas más anchas.

Se han encontrado madrigueras de ardillas con semillas congeladas no solo en el este de Siberia sino también en Alaska y en Yukón, “toda la región de Beringia tiene un gran potencial como depósito de vida antigua preservada en permafrost”.

Florecen en verano en barrancos y riberas arenosas de Siberia oriental. Presente también en las Montañas del Norte de Japón.

Fuentes: Enlace 1, Enlace 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

x