1. Los ácidos de nuestro cuerpo son capaces de diluir el zinc: El metal presenta una gran resistencia a la deformación plástica en frío que disminuye en caliente, lo que hace que nos sorprenda saber que los ácidos digestivos de nuestro estómago son lo suficientemente fuertes como para diluir zinc. […]